Ariete Family Office

¿Qué nos depara el futuro? Nuestra predicción sobre el sector económico para 2021.

14 diciembre 2020 En Actualidad 0 comments

A pocos días para finalizar este «peculiar» año 2020, compartimos las 5 principales ideas o convicciones que mantenemos para el próximo año. En base a estas y algunas otras, diseñamos nuestra estrategia para el próximo año para tratar de maximizar nuestras inversiones en el ámbito financiero.

1- Fuerte recuperación económica.

La vacunación, junto con el creciente número de infectados, puede propiciar un elevado número de personas con anticuerpos, suficiente para considerarse inmunidad de grupo posiblemente de cara a los meses de mayo-junio (en España), dependiendo del país los plazos podrían variar.

Lo que sí tenemos claro es que con la noticia de la vacuna y con buena parte de la población dispuesta a consumir con fuerza una vez recuperada la confianza, las economías a nivel mundial verán una recuperación de impacto es sus crecimientos. La liquidez abundante en el mercado y los bajos tipos de interés, facilitan la recuperación de muchos actores económicos.

2- Consumo como motor.

Las situaciones de confinamiento han dejado tocados algunos sectores, aunque bien es cierto, que aquellos menos afectados han tenido una capacidad de ahorro significativa. Las buenas noticias pueden propiciar un 2021 donde sectores como consumo cíclico, industria, entretenimiento, turismo, etc. puedan verse beneficiados en comparación a otros que soportaron mejor las caídas. Además economías como la alemana o la japonesa, con un componente industrial importante puede ser participes importantes del crecimiento.

3- El sector inmobiliario.

El sector inmobiliario, especialmente residencial, ha mostrado ser uno de los más resistentes durante el 2020. Además, pensando en un futuro de bajos tipos de interés y, por qué no, una inflación quizás creciente (más en Estados Unidos que en Europa), puede ser uno de los mejores activos para protegerse. En España tenemos margen para incrementar el número de nuevas viviendas en comparación al resto de Europa, y sin duda, estamos muy alejados del boom inmobiliario de hace más de una década.

4- Inversión sostenible.

El mundo de la inversión sostenible ya es una realidad, 2021 sin duda será un año en el que avancemos todavía más si cabe en este sentido. Más aun tras la parálisis de este año y observando, por ejemplo, los efectos beneficiosos del teletrabajo. Sin duda muchos recursos gubernamentales y privados serán destinados a fomentar la innovación y el desarrollo de una economía más sostenible en todos los ámbitos (impacto ESG).

5- Activos que nos ayuden a reducir el riesgo.

Activos como el Oro, otras materias primas, divisas o alternativos, pueden ser fundamentales para ofrecer a nuestras inversiones la reducción de riesgo necesaria y hacer de contrapeso a una renta variable que se presenta con buenas expectativas. El activo por excelencia para realizar ese contrapeso, los bonos gubernamentales, han perdido gran parte de ese potencial debido a las rentabilidades tan bajas que ofrecen a nivel mundial (en Europa negativas) y el poco margen por mejorar. En un mundo donde el dinero cada vez tiene “menos valor” y la liquidez abunda en todos los mercados, activos como el oro deberían cotizar al alza, por ello una de nuestras apuestas a largo plazo es el posicionamiento en oro como activo con valor y protector ante situaciones de estrés del mercado.

There are no comments yet

Responder

Acepto la Política de Privacidad